Archivo | junio 2017

Mitad del camino, Efectos 

28/06/2017

Como ya sabéis, termine la quimioterapia el 17 de Abril de 2017.  Era uno de los días más esperados de este proceso de lucha, en el que llevo, un mano a mano contra el cáncer de mama.

Aún hoy tengo efectos de la quimioterapia, la parestesia, en los pies casi que está desapareciendo, pero en los dedos de las manos aún la siento, a lo largo del día hay momentos en lo que quedan largos tiempos de entumecimiento, perdida de la sensibilidad y el tacto.

Luego están también los olvidos, el no poder decir una frase sin equivocarme de escoger las palabras adecuadas, los nombres correctos, guardar cosas donde no corresponden y quedarme en blanco en una conversación.

Creo que este último síntoma a estas alturas del proceso, es el que más agobiadas no tiene, a las que sufrimos está enfermedad, porque, pase que perdemos el timón de nuestra vida, pase que perdamos el dominio de nuestro cuerpo, pero cuando ya estas empezando a recuperarte un poco, te das cuenta que tu cabeza, no te responde como siempre, es como si estuviera aletargada, en un sueño y solamente ha despertado la mitad de ella, el resto sigue dormido.

Los olvidos son cada vez, más gordos, después te ríes de ellos pero jolines, la de cosas que sigo buscando por casa y no encuentro, la de veces que saco de quicio a mis hijas por no acordarme de una conversación de la que han trascurrido apenas unos minutos.

Pues independientemente de otras tantas cosas, que llegan a preocuparme de esta enfermedad, está el pensar que esto se quede demasiado tiempo así, que mi cerebro está al 50% y lo necesito al 100% para volver al trabajo, a mi vida diaria, a tomar las riendas de mi camino.

Que muchas de mis compañeras de esta lucha, están como yo, con este parón neuronal, algunas han terminado hace meses con todo el proceso y otras cuantas se encuentran en la misma etapa, pero de este aletargamiento, no nos libra nadie.

Pero es duro ver cómo, con la memoria que yo tenía, ahora no soy capaz de recordar muchas cosas, sean importantes o no.

Que es normal, pero yo por si acaso volveré a preguntarle a mi oncólogo en la próxima visita, a ver qué me dice.

Deseando recuperar un poquito de normalidad, necesito un respiro.

Mitad del camino, Efectos 

Susto posible seroma!!

27/06/2017

Hoy me desperté bastante nerviosa ya por no haber podido dormir, parte por los calores que yo tengo y otra parte por el infierno que hace en Murcia de calor.

Al ponerme la crema nívea de la caja azul, en la cicatriz de la cirugía, me he notado algo que el día anterior no estaba, el miedo y una sensación extrema como de caer al vacío, me sobrecogió todo el cuerpo.

Notaba como el tamaño de una ciruela una parte abultada y ademas muy dura, no me dolía, ni siquiera al tocarlo pero me he acojonado.

Me termine de arreglar y me acerque a la enfermera de mi centro de salud, pero cuando me lo ha visto y palmado, me recomendó que me fuese a la unidad de mama, porque tenia pinta de ser un seroma y tienen que sacar el liquido, pero quien me tenia que ver era en la unidad de mama, que ellos están especializados en el asunto.

Sacar el liquido, vaya!! si ya estaba asustada eso me asusto un poco más.

Seroma!! no lo había escuchado nunca antes, para quien no lo sepa como yo, deciros que es una acumulación de liquido, debajo de la piel donde se ha producido una cirugía, la palabra es fea, e impone, solo se me ocurre, una rima «Seroma, pastillas de Goma».

Total que llamado a mi hermana Cari, que viniera y para la arrixaca, a la enfermería de la unidad de mama, allí estuvimos hasta que pasaron tres curas que habían programadas de mastectomias, y después me nombro Cati la enfermera.

Entramos y le comento lo que noto, y me dice bueno desvistete que yo lo vea y ya te diré lo que veamos.

Me quite la camisa, tengo que ir sin sujetador, osea que me desvisto rápido, lo ha palpado y me ha dicho eso es completamente normal, esto lo tienes perfecto, pues tras decirme eso, yo me derrumbado, y he dejado salir unas cuantas lagrimas para liberarme del estrés que me están creando otros problemas a parte de la enfermedad, las curas, la cicatriz y ahora notarme esto.

De verdad que no me extraña que este tan mal mi cabecita porque tela marirena lo que llevo sobre mis hombros, si no se a veces como recuerdo mi nombre.

No obstante como esta tu doctora, me dice Cati, la enfermera, le digo que venga a vértelo y así ella que nos diga y te quedas más tranquila, mi doctora es un crack, de verdad, como se nota que le gusta su trabajo, me lo ha revisado y lo mismo que Cati,  esto esta perfecto, va como tiene que ir.

Te has asustado, me dice, es normal, es que después de todo lo que has pasado, normal que te de miedo notar algo extraño, me ha dado un abrazo, que me ha venido genial, y ya hemos estado hablando un poco sobre la semana próxima a ver cuando empiezo con la radio, para que termine pronto y me dejen descansar de pruebas al menos un mes completo.

Así que, es normal que la parte de la cicatriz se vuelva algo dura, pero es mejor acudir y que nos lo vean para evitar que sea un seroma, y la cosa empeore.

Hoy ni foto me hice, porque la verdad que entre la mala noche y todo esto tenia la cabeza en otro mundo.

tengo cáncer de mama

Noche de San Juan 

24/06/2017

Es la noche ideal y mágica, para ir soltando lo que nos pesa, dejar salir lo malo y dejar entrar a lo bueno.

Aprovechando este pueblo, su leyenda de brujas, su magia, muchísimas personas, se acercaran a las hogueras, para quemar el pasado y anhelando deseos futuros.

El fuego ?, tiene el poder de purificar, siempre que sea esa nuestra intención y nuestro deseo.

Anoche no tenía yo el cuerpo, para fuegos ni hogueras, demasiado calor, mi garganta aún sufriendo por la infección al igual que mis oídos, luego están los sofocos que no me ayudan, y soportarlos con estas temperaturas, es bastante complicado, no dan tregua.

A veces incluso, creo que voy a derretirme y aparecerá un charco de agua, en mi lugar.

Con la mente, anoche queme bastantes cosas malas, deje salir al pasado, sin salir de casa, sin moverme del sofá, ahora a proyectar al universo, cosas buenas, para crear un futuro, viviendo el presente.

Esperando sin prisa que la Luz y la calma, se aposenten correctamente en mi camino.

tengo cáncer de mama

Aún queda camino 

22/06/2017

Efectivamente, aún me queda un largo camino, esta lucha no acaba aquí, pero con las noticias del otro día, me siento fuerte para seguir y llegar al final del camino, es como un empujón de energía.

Ahora sí, siento que puedo lograrlo, sobre todo porque no estoy sola, cuando estas rodeado de la gente que te quiere, te ayuda a luchar, te da fuerzas, sobre todo porque no te dejan caer.

De momento seguimos con la rehabilitación del brazo, a ver si lo recupero del todo y evitamos sufrir linfedema.

Y estos días, con una pequeña infección de oídos, que se ha pasado también a la garganta, aunque es fastidioso, porque es como si hablara como un robot, me escucho con eco, pero de momento controlada.

Que cambio está dando mi vida, estoy descubriendo tantas emociones desconocidas, que nunca antes había tenido la oportunidad de sentir.

Encontrando por el camino gente espectacular, dejando a otras apearse a un lado, sorteando los obstáculos que no son pocos y viviendo, viviendo momentos que nunca hubiera imaginado.

Porque no es fácil tener cáncer y hacer de padre y madre, de dos adolescentes, ninguna de las dos opciones es fácil, pero lo bueno nunca es fácil.

Pero aquí estoy, luchando por vivir, venciendo miedos, que nunca imaginé que lograría y peleando como puedo. Solucionando atascos, de mis acciones del pasado

Gracias a todos los que me apoyáis, esta lucha no podría librarla sin vosotros. Gracias a la gente que me escribe para hacerme cualquier pregunta del proceso, para aclararle o ayudarle en sus dudas, sin conocernos, sin estar ni siquiera en el mismo país, gracias, también me ayudáis, dándome la oportunidad de ayudaros.

 Cada uno de nosotros

pasó por algo en la vida

que lo cambió de tal forma

que jamás podrá volver a ser la persona  

que era antes.

Resultados patología

20/06/2017

Ayer me levante feliz, feliz, simplemente por estar viva, me sentía fuerte, por dentro y por fuera, sin miedo, dispuesta a comerme el día, el mundo.

Conforme fueron pasando las horas, el miedo salió a escena, como el protagonista de una obra, no se desvanecía, ni un instante de mi cabeza, pensando todo el tiempo en los resultados de patología.

Ahora a pesar de haber tomado la pastilla para dormir, eran las 3:45 y ahí estaba yo más despierta que un búho.

Hoy de camino al hospital estaba animada, pero con miedo, es así cagada literalmente, aunque esperanzada.

Hoy la consulta hasta los topes, sin sillas libres, de verdad que es penoso ver cuantas somos, y cada día más, esta enfermedad se propaga demasiado.

Después de mucha espera, me llama josefina la enfermera más fabulosa de la unidad de mama, de mi consulta, entramos y la cirujana me pide que me siente, pero el miedo al instante desaparece, al ver su cara de alegría.

Me pide que me desvista de cintura para arriba, para ver los puntos y como los llevo, me dice que va genial, esto va perfecto me dice.

Me coloco la ropa y vuelvo para sentarme donde esta ella, me explica un par de consejos para la cicatriz, coge unos papeles y ahora sí, me confirma que los resultados de patología son geniales, que no queda rastro del puñetero bicho del cáncer, no hay células malas ningunas, su trabajo está hecho que es salvar vidas, en este caso la mía.

Ella está muy orgullosa de mi trayectoria, pero yo también me siento feliz de la suya conmigo, Gracias!! Por darme más tiempo para reparar mis errores, pedir perdón, disfrutar de mis hijas, de mi familia, de mis amigos de todo lo que me rodea.

Ahora tendré radioterapia, pero ya seguro que puedo dormir por las noches, a pesar del calor.

Arrancando motores, llega otra etapa, prepararte mundo que voy a vivir, porque soy muy fuerte y verdaderamente feliz.

resultados patología

A por la siguiente etapa, mas fuerte que al principio.

Amigos 

19/06/2017

Con lo difícil que se hace lidiar con este mercadeo de farándula que hoy en día existe con la amistad, por si fuera fácil encima añádele la enfermedad del cáncer remuévelo y verás que espanto de relaciones aparecen. Yo estoy intentando no perder mi esencia con tanto esfuerzo, no olvidarme de quien esta.

Complicado y más, incluso si te decepcionas con algunos que considerabas amigos y resulta que nunca lo han sido no llegan ni a meros conocidos, pero no debéis dejar que afecte, debe afectar solo lo que uno quiera.

Que complicado hacemos todo, yo ahora lo veo tan claro, tan distinto de mi anterior episodio de vida,  ahora veo cuanto desinteresada debe ser la amistad, que me doy cuenta que amigos, los verdaderos, los que pelean contigo contra todo por seguir ahí y cuales han pasado a ser conocidos  y como no, están los que han desaparecido, estos últimos ya no me interesan, no necesito personas que resten en mi vida, me conformo con los que suman., de echo solo necesito sumar, sumar y sumar buenos momentos.

Amig@s que a pesar de la distancia, es como si nunca se hubieran alejado, son partícipes de tu vida aún con un simple mensaje.

Amig@s son aquellos que te conocen perfectamente saben cómo eres en los buenos momentos y los no tan buenos y aún así siguen permaneciendo a tu lado.

 

Tercera cura 

13/06/2017

Bueno llegamos a la minúscula sala de espera de la unidad de mama, toca la tercera cura, yo hoy, bien desayunada, la sala sin asientos libres, como siempre. Esto es algo que tienen que cambiarlo, dicen que lo trasladaran al pabellón del maternal, pues venga, porque esto quedó pequeño, desde hace un par de años.

Y todavía perteneciendo a este mundo de enfermos de cáncer, te sorprendes de ver cada día más y más enfermos.

Me nombra Cati, la enfermera de las curas, entramos, me desvisto, de cintura para arriba, y ella prepara su carrito con todo lo necesario para empezar con la cura. Retirada de apósitos, procede a limpiar la cirugía y comienza a tirar de los puntos a ver si salen solos, pues salen los de un extremo, pero el otro se resiste. Me comenta que esta semana me cure en casa mi hermana Cari, ya que los puntos estas frescos debe ser por el sudor. A ver si así el martes próximo están bien para quitarlos. Coloca puntos de aproximación, un poco de betadine y coloca nuevos apósitos. Hoy no me mareado, ni desmayado ni nada por el estilo.

Aunque no creáis que no ha dolido, porque si dolió, hay que ver que sensible tengo la teta pocha. Las curas son rápidas, lo peor es esperar y esperar en la sala.

Bueno pues a casa, que la mañana ha sido agotadora.

Tercera cura Cáncer

Como cuando era cría

11/06/2017

Esta estrada la empece a escribir para el día de la madre, pero no podía terminarla, las lagrimas siempre me hacían dejarlo para otro momento. Hoy por fin he podido terminarla, sacar parte de mis emociones y sentimientos, para liberar mi alma.

Esto del puñetero cáncer no es duro, es durísimo, el mundo se te desmorona y necesitas que te apoyen, porque tu caes en picado y no siempre puedes volver a levantarte, muchos menos si lo haces solo.

Esos días en los que le doy vueltas y más vueltas a la cabeza, me doy cuenta que necesito de mi madre y no puedo decírselo.

Que ella no sabe nada de mi enfermedad, porque por su enfermedad, tiene alzheimer, el neurólogo nos dijo, que no era aconsejable decírselo, salvo que la enfermedad acabara conmigo. Menuda caca, si me muero entonces sí.

Ya es angustioso verte como a veces olvidas, me apena enormemente ver como en ocasiones no sabes en que época estamos y tergiversas situaciones, conversaciones y demás, pero sobre todo me duele ver que se repite la misma historia, que vivimos con tu madre, mi abuela. Y que hay momentos en los que sé, que tu también te das cuenta.

Por lo tanto mamá, nunca vas a saber lo que estoy pasando, por una parte me alegro de que no sepas nada, porque me pongo en tu situación y sé que tiene que ser, muy difícil y doloroso, ver a una hija pasar por todo este episodio, sin saber si morirá en el intento o no.

Mamá, la vida nos ha vapuleado a su antojo, nos ha dado hostias como panes, esta de mi enfermedad quizá sea una de las más duras de mi vida, al menos lo siento así.

Te necesitado tanto desde el día que me dijeron, tienes cáncer y es de los malos, necesitarte para simplemente, abrazarte y llorar, porque aún hoy, en algunos momentos me apetece, necesitaría poder abrazarte y pegarme una harta de llorar y que tú me consolaras, como cuando era cría.

Poder contarte mis miedos, mis historias en esta pelea que llevo con este puto bicho del cáncer, que fueras tú, la que me hubieras acompañado a todas y cada una de las aterradoras pruebas.

Que hubieras podido cogerme de la mano, cuando estaba en las sesiones de quimioterapia y lo pasaba mal, que me hubieses levantado el ánimo, cada vez que he pensado que me moría, o incluso hubieses podido atender a mis hijas, mientras yo estaba totalmente indispuesta por la quimioterapia, solamente que me hubieras dado un abrazo cuando las termine y lo hubiéramos podido celebrar juntas.

Cuantas veces, sufriendo mis peores momentos, de los efectos secundarios de la quimioterapia, he llegado a decir mama, en el silencio de mis noches, ni te lo imaginas, o soñar contigo, muchas veces.

Te necesite también cuando me iban a operar, me hubiera gustado tenerte, antes de que me bajaran al quirófano, y que después me hubieses acompañado cuando desperté, como cuando nacieron mis hijas y estuviste conmigo.

Y no es que no tenga apoyo mamá, que lo tengo, están mis hermanas y mi hermana Cari que hace como si fueras tú, pero aunque, lo haces muy bien Cari, no eres ella, no eres tú mamá.

Pero estoy segura, que de no estar tú también enferma, no te hubieras despegado de mí ni un instante, hubieras movido cielo y tierra para que sufriese lo menos posible, y me hubieras contado mil y una batalla para que no me rindiera, simplemente me hubieras cuidado como cuando era cría.

Madre mía! Mamá, si supieras por todo lo que he pasado, estoy pasando y que aún me queda por pasar.

Como cuando era cría

En unos días será tu cumpleaños, Te quiero mamá.

Segunda cura

06/06/2017

Esta noche pasada, no he pegado ojo, no se si por miedo o por los nervios, pero la cuestión es que voy a la segunda cura muy animada.

Ya esperando en la diminuta sala de espera, ante la puerta de curas, de la unidad de mama, faltan sillas por dios!!, cada día somos más pacientes aquí, a ver si amplían o empiezan a reducir y controlar la enfermedad.

Bueno pues nos llaman y entramos, vamos a por la segunda cura, de esta cirugía conservadora, Cati que es como se llama la enfermera de las curas, comienza su labor.

Primero quita las tiras de compresión y los apósitos que me coloco el viernes, después prepara su carrito con todo lo que necesita, que realmente impresiona, y se sienta dejando el carro muy cerquita de ella.

Quita todo vendaje y gasa restante y deja la herida al descubierto, para empezar a quitar puntos de hilo, solamente los que salgan, sin esfuerzo.

No han salido todos, solo los de la parte central, los extremos siguen estando muy frescos, por lo tanto refuerza con puntos de aproximación ambos extremos, no sin antes apretar, para comprobar que no hay líquido interno, que la cirugía vaya como tiene que ir, duele, ya lo digo que esa parte es muy molesta.

Cuando ya termina de colocar el apósito final, me siento fatal, es como que me he salido de mi cuerpo y me siento mareada uuhh que síncope más tonto, qué he tenido que tumbarme en la camilla, para no desmayarme por completo.

Un buen rato de espera, porque Cati y mi hermana Cari ya no querían que me volviera a pasar y hasta que mi cara no recupero el color y estaba recuperada no me dejaron que me levantase. Pero ya estoy en casa tranquila, y voy a olvidar ese mal rato, y dentro de que ahora está removido y hay dolor, acostada ya me empiezo a encontrar mejor.

Como la cama de uno no hay nada.

segunda cura cáncersegunda cura cáncer