Archivo | diciembre 2016

Mi segunda casa

21/12/2016

Como ya supondréis una cancerosa, tiene una segunda casa con nombre propio «El hospital de día».

Donde una cancerosa como yo pasa bastantes períodos de tiempo, entre visitas al oncólogo, psicóloga, talleres, análisis y tratamiento de quimio, pero mereciendo muchísimo la pena.
  Hoy quería subir unas fotos de este sitio y como últimamente salgo cuando entran las limpiadoras pude hacer unas fotos sin que hubiera gente en tratamientos.
  Aquí tenéis la sala de espera a primera hora de la mañana a eso de las 7:40 casi vacía, solamente mi hermana Cari para la foto..

El sitio es frío, no es para nada acogedor, ya lo he comentado en alguna ocasión. La gente tampoco es que sea la alegría de la huerta, hablo con enfermas de otras Comunidades Autónomas y me quedo ojiplática y alucinada de como entablan amistad con sus compañeras de quimio, veo las fotos de sus salas de quimio algunas verdaderamente sorprendentes. La gente que me conoce bien saben que me encanta reír y allí esa expresión se echa de menos.

Sala tratamiento

Como podéis observar la sala no es acogedora, pero así, el que no haya visto nunca una no tendrá necesidad de imaginársela, ya puede hacerse una idea.
  No me gusta el rosa, pero cualquier detalle aún en ese color sería de agradecer, un poquito de decoración más divertida porfa. Antes de terminar mi proceso de quimio tendré que dejar algún detalle para que los que vengan detrás, lo tengan más acogedor.

maquina

El lindo y ruidoso bombea-chutes, ciertamente nunca en mis 39 años me había fijado en estos lindos bombea-chutes, siendo fiel seguidora en mis noches de insomnio de series como House, Anatomía de Grey, e incluso Urgencias. He tenido que tener cáncer para darme cuenta que se me escapaban detalles de las series, películas y en definitiva de la Vida. Ahora me he vuelto mas observadora.

Bueno ya habéis podido observar mi segunda casa.

Tercer ciclo de quimio

16/12/2016

Ya se empieza a oler a navidad por todas partes, aunque este año la navidad tiene un color y sentido diferente para mí, el ROSA.

Aquí estoy yo con mi estandarte de color rosa, como si de un desfile se tratara, ondeando mi cuerpo maltrecho y desvalido, del hospital a casa y de casa al hospital, como si fuera una bandera, luchando, peleando, llorando, cualquier sentimiento me es válido, los siento todos, es una verdadera explosión de emociones y sentimientos incontrolables.

Es lo que tiene ser cancerosa, tienes días buenos, días no tan buenos, días fabulosos en los que sientes una energía sobrenatural en tu cuerpo.

Si dedico algunos minutos a pensar,  en lo que aún me espera, me pega un bajón terrible,  por eso prefiero no pensar demasiado y que vayan sucediendo las cosas así, sin esperarlo.

En fin, a lo que iba que me despisto y me voy por las ramas, porque ese es otro efecto secundario parece que mi cerebro va al 50% y encima olvido la mitad de las cosas, hoy toca 3 ciclo de quimio, como siempre analítica, con el sufrimiento de que por no haya nadie de prácticas, por dios misericordia!! Tengo las venas muy secas.

Después visita al oncólogo, el análisis ha salido perfecto, deciros que tomo suplemento de omega 3 para que mis defensas no bajen, también nueces y bebo más agua de la que nunca hubiera imaginado y además como mucho hígado, huevos duros en concreto uno al día; tras salir de oncología, visita obligada a la planta de tratamientos. Qué miedo no logro acostumbrarme, odio el olor que hay en la planta, quizá porque mi pequeña nariz huele a distancia, cualquier cosa, gracias al veneno curativo que me inyectan.

Hoy me colocaron en una sala pequeña, estuve muy incómoda en el sillón que me había tocado, es debido a que peso tan poco, que no se mantiene el reposapiés, total que cuando empezó a entrar la tercera bolsa, que es la peor, al menos para mí, ya que empiezan a dolerme las rodillas y tobillos y quería desaparecer, ser invisible y escapar. Para colmo el día nublado, con truenos y lloviendo muchísimo, con un frio desagradable, agudizado cuando pasaba alguna enfermera, que ventolera me dejaban tras de sí, siempre con sus carreras de un lado a otro para calmar los pitidos incesantes de los aparatos cuando se acaba el veneno, les he dicho que deberían ponerle una música algo más soportable incluso dije que tal quedaría un “pajaritos por aquí, pajaritos por allí” Estoy segura de que el ambiente sería más agradable y soportable.

Siempre me pasa lo mismo en los ojos con la quimio, se me hinchan tanto los parpados y como tengo los ojos tan pequeños casi no se me ven, aparte de que mi visión mengua considerablemente, luego también está el dolor de cabeza, aparece de repente, en esta ocasión fue bestial, de hecho me tuve que tapar la cabeza porque se me llenaron los ojos de agua y no quería que la gente me viera. Que mal se pasa, no le deseo este calvario a nadie. La gente que había hoy, no ayudaba a mejorar la situación, todos con los ojos cerrados y sin decir ni mu. A veces un poco de conversación haría  el ambiente más llevadero y menos lúgubre.

tengo cancer de mama

Pero bueno todo esto significa que he superado esta prueba, subo otro peldaño de la tremenda  escalera.